NUESTRO PAIS Y MAS...: España: abren el primer espacio privado para consumir cannabis

2/12/10

España: abren el primer espacio privado para consumir cannabis

En España se abrió el primer club privado donde será posible el consumo de cannabis, y en el que también se provee de marihuana a aquellas personas que no lleven encima porros, pero solo permite el acceso a los socios y prohíbe la entrada de público, por lo que la acción no sería nada lícito.
El local se llama Private Cannabis Club, a cargo de una asociación que ya engloba a más de ochenta personas y que se convirtió en el primer colectivo en erradicar el cannabis de la oscuridad de los callejones y los parques de Madrid.
De esta manera, este grupo de personas desafía al Gobierno español, cuando hasta el momento éste pretende darle batalla a los fumadores en los espacios de hostelería, a quien se dirige a un local para comer y en lugar de ello lo realiza para consumir un porro, o hacerlo a la postre.
Asimismo, la ley que rige en España prohíbe el consumo de marihuana en lugares públicos, aunque lo permite en espacios privados, por lo cual quienes son responsables del colectivo aprovechan al máximo la ambigüedad de la norma.
En tanto, la policía exterminó las plantación ilegal para abastecer de los socios. Las contrapartidas pueden llegar por los pasos previos a ese consumo: En primer lugar, la forma de conseguir la droga y luego la manera en la que es distribuida a los miembros.
El club solicitó una licencia para la plantación de marihuana justificando que su objetivo es el consumo propio, lo cual en la mayoría de los caso se encuentra permitido, sin embargo su pedido no fue otorgado y por eso deben adquirir la droga en el mercado negro. Además, la policía destruyó la plantación ilegal que tenían en Sierra de Madrid.
En ese sentido, de lograr poder cosechar su propio cannabis, les nacería otro obstáculo en el camino, ya que la legislación estima que el cultivo cuando se encuentra destinado al consumo de terceras personas.
Los responsables se escudan con que la droga es para la asociación y cuyos miembros abonan la cuota mensual de 10 euros. No obstante, en ese saldo no esta incluida la provisión de marihuana. Cada socio puede llevar su propia mercancía o adquirir en el Private Cannabis Club al gramo a seis euros, con un límite de consumo de 50 gramos al mes por persona.
A pesar de que el Código Penal prohíbe la venta de cannabis, el conjunto de personas consideran que ese intercambio no tendría que estar calificado como tráfico de estupefacientes, ya que no se trata de una empresa, sino de una asociación sin ánimo de lucro.
Por otra parte el director del club Pedro Álvaro Zamora estimó que “esto no es un bar, aunque lo parezca”
Y agregó: “Lo que pasa es que ya que disponemos de una sede hemos querido tener ciertas facilidades como poder tomarnos una hamburguesa o un refresco”.
El club dispone de otras dos salas. Una muy amplia -con billar y futbolín incluídos- en la que incluso se programan pequeños conciertos; y un “chill-out” con sofás, televisión y videoconsola.
También, el director sostuvo que la intención es “organizar” distintos talleres y pequeñas charlas de formación jurídica.
“En el salón grande también queremos organizar desde talleres hasta pequeñas charlas de formación jurídica”, aseguró.
Y concluyó: “El objetivo de club es que, dada la variedad de personas que pertenecemos a él, cada uno de nosotros pueda aportar algo a la causa cannábica desde su ámbito profesional”.
(26noticias)

No hay comentarios: