NUESTRO PAIS Y MAS...: Un hotel con 500 años de historia

26/7/10

Un hotel con 500 años de historia

* Su construcción la ordenaron los Reyes Católicos en su única visita a Galicia
* Antes, la situación del peregrino recién llegado era paupérrima
* De granja a cementerio, el Hospital Real era un edificio autosuficiente
* Desde el siglo XVIII hasta mediados del XX, fue el hospital de la ciudad
* En el Año Santo de 1954, ante Roncalli, inauguró su condición de lujoso Parador
Lleva 500 años cumpliendo la misma función. Adaptándose a la realidad de los diferentes tiempos, las piedras que encierran el Hostal de los Reyes Católicos perduran en la honrada labor de dar cobijo a peregrinos y viajantes. Porque peregrinos y turistas son lo mismo, un romero, un perseguidor de reliquias, un arriero. Se le puede atribuir el glorioso honor de ser 'probablemente el hotel más antiguo del mundo', aunque esa clasificación no está del todo clara. Pero lo que a todas luces se sabe es que, casualmente en pleno Año Xacobeo, este Hostal cumple cinco siglos de historia.
Rezaba la orden de los Reyes Católicos que la ciudad necesitaba un nuevo hospital "capaz de dar cumplido y decoroso servicio a todos los devotos, enfermos y sanos que a la ciudad llegasen". En la única visita a su maltratada Galicia en 1486, los monarcas reaccionaron ante la paupérrima situación que se encontraban los peregrinos llegados de medio mundo.
El anterior hospital, sito entre la catedral y San Martín Pinario, sufrió un incendio que acabó con él, por lo que los romeros no tuvieron más remedio que cobijarse en la misma catedral (de ahí el origen del 'Botafumeiro').
Así que inmediatamente se construiría un nuevo hospital de peregrinos bajo la dirección de Enrique Egas, un afamado arquitecto renacentista, que entre 1499 y 1509 levantó un inteligente edificio, con dos claustros en torno a una gran capilla central, eje de la labor que allí se debía hacer, porque quien no curaba con medicamentos, lo haría con la ayuda de la gracia divina.
Todo para los enfermos
El suntuoso Hospital Real sería ejemplo en toda Europa, el mejor de la Cristiandad. Un edificio bien pensado por la tranquilidad que se siente dentro, por las chimeneas y las fuentes que lo poblarían, por las huertas, granjas, botica, enfermerías, panadería, bodega, caballerizas, mortuorio y cementerio que lo equipaban, por sus médicos 'linguaceiros' que permitían entenderse con los huéspedes hasta en 16 idiomas. Y, por supuesto, por su eterna condición de albergue.
Entonces, el Hospital contaba con sólo dos claustros y sus funciones se repartían en dos áreas. La planta baja, o peregrinería, y la alta, las enfermerías, ambas dispuestas en torno a la Capilla Real, Monumento Nacional desde 1912.
Andrés Segovia quedó cautivado por la sonoridad de la Capilla Real
Construida en dos alturas, permitía a los enfermos contemplar la misa desde la cama. Se explica así su excelsa sonoridad, que cautivó al guitarrista Andrés Segovia, precursor del ciclo 'Música en Compostela' que todavía se celebra.
El que hoy visita la Capilla verá la solitaria puerta con balconada que se pierde en lo alto de una de las paredes. En ella desembocaba el piso superior del desaparecido baldaquino, para conducir al sacerdote al 'observatorio de agonizados' -sala de moribundos- que, separados del resto de enfermerías, también tenían derecho a la comunión.
Una inclusa de recién nacidos... y de Rosalía
Y en una esquina de la Capilla -desacralizada- reposa la pila bautismal que cumplía una función más del Hospital. El edificio ejercía de inclusa de recién nacidos que allí dejaban sus madres, no para cuidarles, sino para que no muriesen sin ser bautizados. Niños que luego serían amamantados por otras madres que cobrarían por ello.
Pila bautismal de la Capilla Real.
Por la pila sólo pasarían esos niños y alguien más. María Rosalía Rita, supuesta hija de un clérigo de la ciudad, fue bautizada allí por especial interés de éste. Agua bendita más que nunca porque ella se convertiría en la más universal de las escritoras gallegas.
Otras joyas de la Capilla son sus columnatas, todo un muestrario de santos relacionados con la curación esculpidos sobre la meticulosa piedra blanca de Coimbra. Esta simbología es una constante en el Hostal. Las ménsulas y las gárgolas que culminan las columnas de los claustros forman el otrora código de conducta para el paciente, con referencias a vicios y virtudes, a la vida y a la escatología, al pecado y a la salvación.
Jurisdicción propia
Otra de las particularidades del Hospital es que tenía jurisdicción propia. Quien sobrepasase las cadenas que hay ante la fachada principal estaría bajo el mandato del administrador. Se sabe que muchos delincuentes aprovechaban su paso recién apresados junto al Hospital para escabullirse, sobrepasar las cadenas y librarse de la pena de muerte, prohibida en esta particular 'embajada'.
La modernidad de este espacio hizo evolucionar al centro, que se amplió con dos nuevos claustros y se abrió parcialmente a lo civil en el siglo XVIII. El Hostal fue el hospital de Santiago hasta 1953. La facultad de Medicina, construida a sus espaldas, así lo atestigua. Muchos médicos santiagueses nacieron, estudiaron, hicieron prácticas y finalmente trabajaron entre las paredes de los dos edificios.
Tras 1953, una reforma de nueves meses a turnos de mañana, tarde y noche, transformó el viejo hospital en Parador, para ser inaugurado el 24 de julio de 1954, Año Santo, ante la presencia del cardenal Roncalli, futuro Juan XXIII. Desde entonces, la vida de esta joya renacentista ha acogido grandes personalidades y acontecimientos, desde la firma del Estatuto de 1981, hasta la cumbre hispanoalemana de 1995, con Felipe González y Helmut Kohl como protagonistas.
El eterno mensaje del Hostal
Piensa que la muerte nos está amenazando siempre y que nuestra vida dura sólo un instante, piensa cuán falsos son los deleites cuán engañosos los honores, cuán mortales las riquezas, cuán breve incierto y falso lo que todo esto puede servirnos, por lo tanto apártate del mal y haz bien a estos pobres.
de: Elmundo.es)
Pueden ver más info y fotos en: www.paradores.es

1 comentario:

Aledys Ver dijo...

Qué casualidad!! Justo ayer en la tarde estuve viendo un programa donde visitaban este lugar! Es precioso!!!